google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

14 gurús pronostican el siglo 21

 

Desde el siglo XX, pronósticos para el XXI 

 

tafelberg4_oeko.jpgPor Alejandro Schang Viton


Lo sabe cualquiera que haya nacido en las postrimerías del siglo XX: fueron 100 años signados por bruscos cambios políticos, económicos, sociales y tecnológicos. Así es que, con todos estos antecedentes, no hace falta ser discípulo de Nostradamus para advertir que el siglo XXI resultará una cajita de sorpresas envuelta para regalo, mientras avanza inexorable la era de Acuario. Sin embargo, algunos pronosticadores se muestran prudentes a la hora de echar las cartas y barajan con cuidado sobre el tapete cósmico antes de sacar conclusiones que no siempre son apocalípticas. Como dijo Woody Allen: "He visto el futuro y se parece mucho al presente, sólo que dura más".

 

Para después de 2020, cuando la inteligencia artificial llegaría a niveles humanos, Arthur C. Clarke, el renombrado autor de 2001: Una odisea del espacio, afirma que habrá dos especies inteligentes en la Tierra: "Una, evolucionando más rápido de lo que la biología permitiría jamás". Predice además que "las investigaciones interestelares con inteligencias artificiales a bordo se extenderán hacia las estrellas más cercanas. En 2057 los humanos celebrarán el nacimiento de la era espacial, no solamente en nuestro planeta, sino en la Luna, Marte, las lunas de Júpiter ?Europa y Ganímedes? y en la luna más grande de Saturno, Titán; así como en la órbita alrededor de Venus, Neptuno y Plutón".

 

Por su parte, el autor de El gen egoísta, el británico Richard Dawkins, señala en su obra Escalando el monte improbable (1998) que "a lo largo del siglo XXI el viejo problema filosófico de la relación mente-cuerpo será resuelto, y no por filósofos, sino por científicos". Un discípulo suyo, Daniel Dennett, en su ensayo La peligrosa idea de Darwin: evolución y sentido de la vida (1995), sostiene: "El campo de la salud pública será ampliado para incluir en él la salud cultural, éste será el reto mayor de este siglo".

 

En tanto, el químico Carl Djerassi, que en los años 50 descubrió el anticonceptivo oral conocido como la píldora, asegura en su novela Cantor?s dilemma (1991) que "las mujeres seguirán tomando la píldora", que no será demasiado diferente de aquella que él y sus colegas desarrollaron en el siglo pasado.

 

La política también es carne de vaticinios: el autor de El fin de la historia y el último hombre (1992), el japonés Francis Fukuyama, afirma sin temor que las sociedades de Europa, América del Norte y el noroeste asiático se alejarán de todo lo que implique intervenciones militares, defensa y competencias de poder. Agrega: "Una de las cosas que la democracia implica es la participación plenamente igualitaria de las mujeres en el proceso político. Y a mi juicio, el carácter mismo de la política va a cambiar a causa de ello".

 

Sobre la economía, en cambio, arriesgó el antiguo asesor de John F. Kennedy, John Kenneth Galbraith, ex director de la revista Fortune y economista mundialmente reconocido. En su obra Una sociedad mejor observa como irremediable la tendencia de los países ricos a desatender a los pobres a medida que se enriquecen. "Los pobres se vuelven una minoría de votantes, y los ricos y opulentos gradualmente atribuyen su buena fortuna a una personalidad e inteligencia superiores. La consecuencia de ello es la terrible situación de nuestras ciudades, la desgracia de nuestro país. Ningún economista puede refugiarse en su profesión ante el omnipresente y abrumador riesgo de la destrucción nuclear. Nadie puede."

 

Otro pronosticador, Daniel Goleman, autor del best seller Inteligencia emocional, vaticina en El punto ciego, escrito en 1997, que durante las décadas venideras "las sociedades modernas y desarrolladas ampliarán las competencias de los colegios para que incorporen la educación emocional. Habrá un día en el que todos los niños y niñas aprenderán en la escuela, junto con los tradicionales rudimentos académicos, estas artes pragmáticas necesarias para vivir mejor. En los programas escolares la empatía se valorará tanto como el álgebra".

 

Evasión y tecnología

 

Los que leyeron El cerebro humano, libro que la investigadora en comunicación Susan Greenfield publicó en 1998, ya saben que "al igual que en la actualidad, tenderemos a evadirnos con una novela; el tiempo de ocio y la frustración de ser menos que perfectos podrían inspirar a algunos a evadirse en un modo de vida artificial. El riesgo es que desaparezcan la concentración y la imaginación necesarias para leer una novela. Es posible que acabemos siendo una sociedad de individuos intranquilos y sin imaginación". Es algo de lo que al menos los más observadores pueden percatarse.

 

Y todavía falta un tiempo para que se cumpla lo que se lee en el ensayo Las luces de giro son las expresiones faciales de los automóviles, publicado por Don Norman en 1993. El autor asegura que en este siglo veremos "amplificadores de sonido implantados en el cuerpo para hacer que la audición sea todavía más aguda y la visión más precisa. Lentes de zoom incorporadas. Grabador incorporado de sonido y percepciones. No falta mucho para que los teléfonos celulares sean lo suficientemente pequeños como para estar implantados bajo la piel, quizás en la membrana justo detrás del oído. Si los emparejásemos con el sistema nervioso tendríamos comunicación continua. Habrá, además, calculadoras integradas e incluso un pequeño chip de información precodificada ?enciclopedias, trabajos de referencia y cosas por el estilo?. Si podemos acoplar un teléfono, seguramente también podremos acoplar un buscador de páginas Web, produciendo la información en forma de imágenes visuales o acústicas. Podremos hacer recargas enteras del cerebro trasplantando la mente a aparatos electrónicos y a otros accesorios" .

 

Profecías de premios Nobel

 

Aunque no ganó el Nobel en Vaticinios, Sherwood Rowland ganó el de Química, y lo mismo ve el futuro. En su ensayo El agotamiento estratosférico del ozono: 20 años después de la alarma anticipa que "lo más probable es que la extensión global de smog aumente en este siglo, porque cada vez habrá más gente que utilice automóviles. Creo que la producción de energía en 2100 seguirá dependiendo de los combustibles fósiles, pero que el secuestro del dióxido de carbono posiblemente será exigido por regulaciones internacionales".

 

Otro premio Nobel profeta, el economista indio Amartya Sen, apuesta a la consolidación política universal: en su ensayo Elección colectiva y bienestar social, de 1976, afirma que "vendrá una mayor extensión y consolidación de la democracia".

 

Y esto no es todo: Elaine Showalter, crítica literaria poco difundida por estas latitudes, afirma en Anarquía sexual, escrito en 1980, que el siglo XXI traerá también "nuevas paranoias, nuevas histerias, nuevas teorías conspiratorias y nuevas enfermedades imaginarias, y si la historia ha de servir de guía, las mayores víctimas de estos males serán las mujeres".

 

El británico Peter Singer, docente de Bioética en la Universidad de Princeton, Estados Unidos, se suma también a la lista de pronosticadores. Afirma en Liberación animal que "los animales ya no serán mera propiedad, sino que igualmente se les reconocerá como seres conscientes, con derechos que puedan ser impuestos en las cortes por tutores actuando en su nombre. La reclusión intensiva de los animales se habrá acabado".

 

James Watson, especialista en biología molecular y otro merecedor del premio Nobel, apostó en 1981, en su ensayo La historia del ADN, que en los próximos 20 años, "médicos y científicos corregirán genes incorrectos en pacientes vivos a través de la introducción de moléculas de ADN con células somáticas, como las de nuestra sangre".

 

Alejandro Schang Viton

Copyright 2009 SA LA NACION | Todos los derechos reservados

 

.......................................

Fuente: La Mandinga 
Imagen: Exoplaneten 

 

Artículos relacionados:


- 14 gurús pronostican el siglo 21  
- Las profesiones del futuro, ¿de qué trabajaremos en el 2020?
- Megatendencias. Siglo 21: El hipercambio
- Las once ideas claves para pronosticar el futuro  
- El Pensamiento Probabilístico  
- Aprender desde el FuTUrO: La teoría U  
- Business Intelligence: Prediciendo el Futuro de los Negocios
- Las propuestas de Half Moon Bay sobre el futuro del Management  
- Gary Hamel: Entonces ¿Cuál es el futuro del Management?  
- Roberto Bloch: El uso de la prospectiva para anticipar el futuro  
- El Cisne Negro: El impacto de lo altamente improbable  
- La convergencia tecnológica que cambiará a la sociedad en 2020  
- De la Vigilancia Estratégica a la Prospectiva Tecnológica  
 

 

Tell a Friend Imaginactivo - Villarrica Cultural - EcoVillarrica - Facebook - NetworkedBlogs - Delicious - Twitter - Bitacoras.com

Etiquetas en Bitacoras.com: , , , , , , ,

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar