google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

Oscar Guillermo Garretón: ¿Quién Innova en Chile?

¿Quién innova?

La innovación no es para nosotros un tema futurista, de visionarios. Necesitamos transformar Chile con urgencia, para seguir generando más y mejores empleos, más crecimiento. Vivimos el desafío de todos los países del mundo que han tenido crecimiento sostenido durante un buen tiempo: no ser complacientes ni detenernos; cambiar tanto la forma de hacer las cosas como lo que se hace.

Oscar Guillermo Garretón
Pocas semanas atrás, el programa «Nueva mente», de Canal 13 cable, contó la vida de Juan Cabrera. Chileno, no terminó la educación primaria y tiene más de 80 años. Dos veces se arruinó y se levantó desde cero: por el maremoto de Valdivia y por la crisis del tipo de cambio a inicios de los años 80. Es fabricante de molinos generadores de agua y energía eléctrica.
Mostraron imágenes de cultivos en el desierto de Atacama que su esfuerzo hizo posibles, como también a un físico matemático y un vendedor de molinos industriales que respaldaban la impecabilidad y solidez de su trabajo. El era un poema. Le brillaban los ojos mientras explicaba detalles de sus descubrimientos, desde el comportamiento de la eólica a partir de observar su propio modo de caminar, hasta su entusiasmo de constructor práctico al detectar la utilidad de un rodamiento clave comprado como chatarra a la minería en 700 pesos. Emocionaba verlo y escucharlo. Estábamos conociendo a un innovador.
Sí, porque de tanto hablar sobre innovación, se confunden muchas cosas. Innovador no es sinónimo de posgrados, de laboratorios sofisticados, de premios Nobel. Tampoco es sinónimo de títulos ni de sólo tener imaginación o buenas ideas. Es la capacidad de transformar la realidad, dando vida a novedades palpables, medibles y capaces de autosustentarse. De esta manera, un graduado lleno de diplomas entre medio de probetas y redomas puede no aportar nada innovador, mientras el más modesto obrero puede innovar, descubriendo una nueva y mejor forma de realizar los procesos productivos donde labora.
Cualquiera puede serlo, como Juan Cabrera y sus molinos que proveen agua y energía para cultivos en el desierto, que nos permiten reconocer la obra innovadora de una persona con escasa formación escolar, habitante de un lugar remoto del mundo. En cambio, en los centros más sofisticados de un país desarrollado podemos encontrar un burócrata o simplemente un repetidor de rutinas que puede cumplir una función necesaria, pero no es innovador. En tanto, sin duda innova quien transfiere o copia de otras partes bienes, procesos y servicios que hasta entonces no se hacían en Chile.
En todo el orbe, es en el seno de las empresas, con las personas de todo nivel involucradas en ellas, donde se genera el grueso de las innovaciones de un país y las de mayor impacto. Al decirlo no descubro nada nuevo. Ni debe sorprendernos que en una encuesta reciente a mil importantes empresas europeas, sus ejecutivos declaren que más del 90 % de sus innovaciones tienen como fuente el estudio de sus clientes, proveedores y competidores, no la investigación académica.
Esta precisión es clave. La innovación no es para nosotros un tema futurista, de visionarios. Necesitamos transformar Chile con urgencia, para seguir generando más y mejores empleos, más crecimiento.
Hay más estudiantes que egresan con mayores expectativas; un dólar más bajo, que hace menos competitivo lo que antes lo era; un Chile que en muchos rubros difícilmente puede competir por costos de mano de obra, porque el crecimiento acumulado y el combate exitoso a la pobreza han elevado los ingresos de todos, aunque no haya cambiado un ápice la distribución de ellos.
Vivimos el desafío de todos los países del mundo que han tenido crecimiento sostenido durante un buen tiempo: no ser complacientes ni detenernos; cambiar tanto la forma de hacer las cosas como lo que se hace.
Concordar en qué entendemos por innovación tiene una importancia crucial. Por más que el “royalty” minero ha generado millones de dólares que irían a dar sustento gubernamental a la innovación, si no compartimos una definición clara sobre ella, podremos estar financiando actividades que nada tienen que ver con innovación, por meritorias que sean.
En tanto, verdaderos innovadores desesperan sin apoyo, como relata Juan Cabrera, lamentando su orfandad. El despilfarro es más lamentable cuando los recursos que hoy en Chile se destinan a innovación son magros comparados con aquellos de países que compiten con el nuestro.
 
La Segunda, 12.09.2007
 
Comentario de un lector de La Segunda:

Sr. Garretón :
¿Que interés tenemos los asalariados de este país de innovar si ésta no tendrá ninguna compensación monetaria significativa por parte del empleador.? Mas aún, lo mas común es que las innovaciones de los empleados se las apropien sus jefes....
En cuanto a los trabajadores independientes que innovan, éstos deben enfrentar permanentemente a los grandes plutócratas que, tarde o temprano, se apropiarán de manera debida o indebida de sus inventos.
No se debe ignorar que el estímulo esencial para esforzarse y generar un trabajo de calidad, es que este se acompañe de un buen SALARIO o cualquier estímulo ECONOMICO significativo.
Y para eso, entramos en la distribución de la riqueza. De nada me importa vivir en términos absolutos un poco mejor que mis padres si el abismo existente entre mis ingresos y los de los mas ricos se ha profundizado de manera dramática en relación a los de aquellos.
En términos relativos, los asalariados de hoy somos mas pobres que la generación que nos precede. La parte porcentual de la riqueza del país generada con el trabajo de TODOS asignada a los salarios y al financiamiento de las políticas sociales es cada vez menor. Y en ese contexto, NADIE se quemará la cabeza innovando para los de arriba.
Posteado por: Antonio Montes (Septiembre 12, 2007 10:22 AM)
 
Foto: http://www.mmrree.gov.ec/mre/documentos/pol_internacional/multilateral/derechos%20humanos/Imagenes/Foto-Juan-010.jpg 

-----------------------------------------------------------------------------------------
Blogs de Manuel Gross en
Atina Chile y en Imaginactivo

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar