google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

Julen Iturbe: La empresa como factor limitante


La empresa como factor limitante

Por Julen Iturbe

 

Yuri Noda me decía en un comentario que me veía muy negativo respecto a la empresa:

 

Julen? ¿por qué muchas veces das un enfoque tan pesimista de las organizaciones? Una cosa es ser crítico? OK? Es tu rol eso de ser ?provocador?? pero ? ¿Te has cansado de tratar de cambiar haciendo cosas?

 

Pues va a ser que sí. Al menos respecto a cierto tipo de empresa. La idea de fondo es simple y ya la he planteado aquí más de una vez: ¿la empresa potencia o limita nuestras capacidades? Van unas cuantas andanadas. Sé que no puedo generalizar, pero creo que lo que explico a continuación está demasiado extendido.

 

  • Las empresas son conservadoras porque su referencia fundamental es la cuenta de resultados anual. Hay que ganar dinero y hacerlo rápido. Demasiada presión en la máquina.
  • Las empresas buscan ?perfiles? y no ?personas?. Si tu capacidad excede al perfil, eso juega en tu contra. La empresa te quiere en tanto que te aproximes a una limitada concepción de la persona: la que proporciona el perfil.
  • Las empresas consiguen minimizar la diversidad humana al tratar de unir al rebaño en un redil espiritual muy elaborado: el de la visión, misión, valores y todo ese rollo. Esta uniformización trata de eliminar divergencias. La empresa teje, sobre todo, fuerzas centrípetas.
  • Las empresas no tratan bien a las personas que comienzan a trabajar en ellas. Siguen provocando un daño irreparable al causar una primera impresión lamentable. En demasiadas ocasiones ese primer contacto con el mundo empresarial te acompaña como poso de desconfianza ante lo que te ?vendan? desde la empresa. Hay que estar prevenidas.
  • Las empresas no son apetecibles para las nuevas generaciones como lugar donde compartir y potenciar relaciones sociales. La ?vida de verdad? sucede fuera de ellas. En su interior han emergido unas reglas de competitividad y eficiencia dantescas: ahora con la crisis las cartas están boca arriba, ahora se hace evidente que las personas son recursos prescindibles.

 

¿Me paso con mi vaso medio vacío? Pues dicho todo eso, creo que hay mucha ilusión por construir proyectos compartidos. El problema es si la empresa es la forma a través de la cual plasmarlos. Y? va a ser que no.

 

Esta misma línea de reflexión es la que percibo en Miquel cuando escribe ¿Y si la empresa 2.0 no es (ni será nunca) una empresa?:

 

Sin embargo, la empresa es sólo una de las posibles maneras de organizarse y responde a una asignación de responsabilidades delegada, reglada y normalizada. Las leyes sólo nos permiten, prácticamente, conseguir ese dinero nuestro de cada día convirtiéndonos en empresa. Como empresarios o como trabajadores debemos participar de esa figura organizativa para salir adelante. Es difícil imaginar una alternativa; pero toda lógica lleva a pensar que debe haberla. Las invenciones humanas siempre han tenido fecha de caducidad. La clave debe de residir en el adjetivo: 2.0 o abierta, más que en el sustantivo: empresa.

 

Retorciendo más el argumento de Miquel, los adjetivos empiezan a configurar un oxímoron con el sustantivo al que acompañan. Espero que seáis felices en vuestras empresas. Pero yo me quedo con la posibilidad de hacer algo distinto, como el mismo Miquel explica:

 

Creo que ya somos bastantes los que pensamos que esto es así. Los que creemos que podemos llegar a organizarnos de manera abierta y colaborativa; pero que para poder disfrutar de ese juego hacker de trabajar de manera distribuida, para transformar nuestros entornos de trabajo, para divertirnos en nuestros proyectos, para ganar dinero con honestidad sin tener que renegar del tiempo que empleamos en conseguirlo, necesitamos algo más que la empresa? y también romper con esos rígidos y prácticos moldes conceptuales que nos impiden ver algo más que empresas y derivadas como única manera de entenderse. Nada de transitar a la empresa 2.0. Empezar de nuevo con todas estas posibilidades que la red nos ofrece.

 

A veces la gente ya es eficiente, pero la empresa no deja que lo demuestra. Por eso ?la motivación la traigo de casa; el trabajo ya se encarga de quitármela?. ¿No os suena la frasecita?

 

Escrito el 17 de Junio, 2009 por Julen Iturbe

.........................

Fuente:  Consultoría Artesana en Red   

Imagen: Sordo ciego y mudo 


Algunos artículos relacionados:

Empresas 1.0 ahogan la creatividad de los jovenes  
- Características 1.0 que impiden ser organizaciones 2.0  
- Los comportamientos necesarios para ser Empresa 2.0
La busqueda de eficiencia provoca deshumanizacion  
- Empresa 1.0, mercado 2.0  
- Estrategias para retener al talento humano  
- Las cuatro características del psicópata organizacional  
- Claves para enfrentar a la gente tóxica  
- Las comunicaciones manipuladoras en la organizacion  
- Chris Argyris y las rutinas defensivas de las organizaciones  
- Las 9 técnicas de manipulación usadas en las organizaciones  
- La gestión estratégica del clima laboral u organizacional  
- Errores en gestión de personas: tiempos de crisis  
- Estilos de dirección: del poder maquiavélico al liderazgo humanista  
- El estilo correcto de liderazgo  

 

Tell a Friend

Imaginactivo - Villarrica Cultural - EcoVillarrica - Mi Facebook - Blog Networks - Delicious

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar