google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

La pedagogia basada en el 'Pensamiento Complejo'

La pedagogía basada en el "Pensamiento Complejo"

La visita de un maestro

Edgar Morin ha cuestionado a fondo los sistemas educacionales tradicionales, petrificados, incapaces de enseñar a pensar, tributarios de la simplificación. Su libro “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro” debería ser leído por todos los profesores.

Por Sergio Muñoz Riveros
 

Estuvimos entre los afortunados que asistieron a las conferencias que dictó el pensador francés Edgar Morin en el Centro Cultural Matucana 100 y en el edificio Diego Portales la semana pasada. Hay que celebrar que la embajada de Francia lo haya traído y felicitar a la Usach por haberlo distinguido como Doctor Honoris Causa.

Morin tiene 87 años, fue miembro de la resistencia en los años de la ocupación nazi y se desempeñó durante varios años como director del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia. Sus obras han sido traducidas a 27 idiomas. Es un verdadero maestro de nuestro tiempo.

Su aventura intelectual se ha caracterizado por apoyarse en diversas disciplinas para buscar una síntesis que permita reformar nuestra manera de pensar, comprender mejor el mundo y adentrarnos en la complejidad humana. Sociólogo, historiador, antropólogo, filósofo, escritor, Morin es un heterodoxo a toda prueba, un inconformista, pero en ningún caso un predicador de la angustia. Consciente de los riesgos de catástrofe que están presentes en el cosmos y en el planeta, aboga por el sentido de comunidad planetaria, por un humanismo que luche por los seres humanos concretos.

La concepción del "pensamiento complejo" asociada con él, es un desafío radical a la división del conocimiento que ha prevalecido por siglos y lo ha condicionado todo. Las especializaciones han devenido en fragmentaciones estériles, cuando lo que se requiere, dice Morin, es un esfuerzo por "dialogar con la incertidumbre", para lo cual hay que combatir todas las variantes de reduccionismo.

Recomendamos visitar el sitio www.pensamientocomplejo.com.ar, en el que existe la posibilidad de descargar sin costo numerosos ensayos y conferencias. Son particularmente interesantes los trabajos "Ética y globalización", "Fronteras de lo político", "Antropología de la libertad", "El pensamiento ecologizado" y "Epistemología de la complejidad".

Morin ha cuestionado a fondo la base en que se sostienen los sistemas educacionales tradicionales, petrificados, incapaces de enseñar a pensar, tributarios de la simplificación. Su libro "Los siete saberes necesarios para la educación del futuro" (publicado por la Unesco) debería ser leído por todos los profesores. Puede ser descargado completo desde el sitio www.edgarmorin.org.

Allí plantea: "Es imposible concebir la unidad compleja de lo humano por medio del pensamiento disyuntivo que concibe nuestra humanidad de manera insular por fuera del cosmos que lo rodea, de la materia física y del espíritu del cual estamos constituidos, ni tampoco por medio del pensamiento reductor que reduce la unidad humana a un substrato puramente bio-anatómico. Las mismas ciencias humanas están divididas y compartimentadas. La complejidad humana se vuelve así invisible y el hombre se desvanece ‘como una huella en la arena’. Además, el nuevo saber por no estar religado, tampoco está asimilado ni integrado. Paradójicamente, hay un agravamiento de la ignorancia del todo mientras hay una progresión del conocimiento de las partes".

Por esto, sostiene la necesidad de religar los conocimientos resultantes de las ciencias naturales y las ciencias humanas, y de incorporar el aporte de las humanidades, no sólo la filosofía y la historia, sino también la literatura y las artes.

En el contexto de la discusión sobre los cambios educacionales en Chile es indispensable que nos interroguemos acerca de qué enseñar, para qué enseñar y cómo enseñar. Ese es el debate de fondo que, desgraciadamente, no tiene posibilidades de abrirse paso en un clima de consignas y desfiles que tienden a la simplificación, lo que, por desgracia, no deja espacio para examinar la cuestión medular del cambio cualitativo de la enseñanza y, por ende, la responsabilidad de los profesores.

Necesitamos buscar inspiración en Morin para abordar las transformaciones educacionales en nuestro país. Su obra "La cabeza bien puesta" (Repensar la reforma. Reformar el pensamiento) es iluminadora al respecto. Se trata de un texto que reivindica una expresión de Montaigne: vale más una cabeza bien puesta que una repleta.

No sirve, sostiene Morin, una cabeza en la que el saber se ha acumulado, apilado, y que no dispone de un principio de selección y de organización que le otorgue sentido. Lo que se requiere es una cabeza que desarrolle una aptitud para plantear y analizar problemas, que cuente con principios organizadores del conocimiento.

¿Cuál es el principio ético que propone Morin? Desarrollar la condición humana, luchar contra el egoísmo y la crueldad, comprometernos con la compasión y la solidaridad.

 

.....................................

Fuente: La Nación

Tell a Friend
Imaginactivo - Atina Chile - Villarrica Cultural - EcoVillarrica

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar