google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

La busqueda de eficiencia provoca deshumanizacion

La búsqueda de eficiencia provoca deshumanización

¿Son la Internet y la Web 2.0 una fuente de mayor democracia y humanización de las relaciones laborales? ¿O son sólo una entelequia encubridora de los mayores niveles de exacción de las capacidades intelectuales tanto de los trabajadores como de los clientes? Nuestro amigo Julen Iturbe, siempre inteligente y ácido cuando se lo propone, en este post recién publicado en su blog se desahoga denunciando ciertas situaciones empresariales que menoscaban la dignidad de las personas.

Empresas que dan miedo

"Sectores intensivos en conocimiento” es una forma de denominar a los entornos de ciencia, tecnología e innovación, esos que parecen ser hoy en día la tabla de salvación de la empresa occidental. Universidad, ingenierías, centros tecnológicos, áreas de I+D+i, laboratorios. Ahí está la esencia de las organizaciones que dicen que en el conocimiento está su "core business".

Por Julen Iturbe

El problema de la fábrica pringada de taladrina, con fenwicks deslizantes y ruido de prensas es que alguien les está diciendo que ahí no, que ahí el conocimiento no es tan relevante como al otro lado del río, allá donde las batas blancas mueven sus culos. Pero, claro, cuando pisas los pasillos de los santuarios del conocimiento encuentras la misma miseria humana, del mismo tamaño y proporción. Eso sí, entran en juego las dietas, los objetivos, la cualificación que a ti te dan y a mí me niegan, los proyectos que tú llevas a cabo y yo no. Las miserias de los portadores del conocimiento humano rebosan el vaso, da igual que las uñas no se ensucien de mierda.

Para entender que no hay tal diferencia, creo que la clave está fuera de las propias organizaciones. Veamos "personas", no simplemente "personas trabajando". Comparemos la forma en que las personas gestionan sus vidas y evaluemos su grado de éxito o fracaso. Evaluemos la forma en que las personas toman decisiones allá fuera del encarcelamiento laboral. ¿De verdad hay diferencia significativa? ¿Los sectores intensivos en conocimiento generan personas que gestionan mejor sus vidas? Porque la realidad, la auténtica realidad, es que esos sectores supuestamente le dicen a su gente que el conocimiento es importante y que otros sectores al parecer más necios todavía le dicen a su gente que el problema está en China y que no hay nada que hacer.

Sinceramente pienso que buena parte de las personas que habitan las empresas han renunciado a tomar decisiones de gestión porque la experiencia les ha dicho que "mejor no te metes en jaleos donde nadie te ha llamado". Gestores, jefes, responsables, coordinadores: la versión moderna de los capataces. Trabaja, que te vigilo. O una versión más dulce: trabaja, decide por ti mismo, pero aquí estoy yo para las grandes decisiones. Participa en mi negocio, dame ideas, aporta sugerencias, que la ejecución va por otro lado.

Me parece lógico que en la mayor parte de las ocasiones las personas decidan que no quieren ceder su conocimiento a la empresa que las contrata. ¿No me has pedido horas? Es lo que decía el contrato. Horas que te doy. Es lo que dice el contrato. Tú lo has querido. Las condiciones estructurales permanecen inmutables. Sólidas como una roca. Afloran cuando quieres mover algo de cierta sustancia. Ahí están. Las tapaba la marea alta, pero al bajar el nivel del mar sale la mierda del fondo. En realidad siempre estuvo ahí. Son empresas duras como rocas, quizá húmedas por fuera pero secas por dentro.

Naomi Klein nos previene contra la doctrina del shock. Hay que levantar todas las alertas. Las grandes empresas han optado por la eficiencia. Tras no sé sabe muy bien qué negro augurio, la ciencia del management ha endiosado la eficiencia. Ni importan los indicadores alternativos.

Unas pocas mentes pensantes planifican. Cada cual con lo suyo. Tú con tu planificación estratégica. Yo con mi máquina, mi TPM que me has autoimpuesto (qué hábil eres), mi verificación de piezas a mayor gloria de la ISO y así seguimos. Tú ahí, yo aquí. Tú gestionas (y me dices, de paso, que me autogestione), mientras que yo a lo mío. Mides mi eficiencia colocando la referencia del tiempo que tardo en hacer las cosas. Así que no me queda sino engañarte y hacerlo en el tiempo que me has dicho. Si me preguntaras, quizá el tiempo fuera otro. Pero tú gestionas, a mí no me jodas.

Insisto: lo veo por doquier. Cada vez más claro. Estamos instalados en una burbuja de condiciones falsas y de mentiras donde seguimos considerando a las personas recursos. Punto. Los datos son los datos. A las fábricas les sigue sobrando gente (112.000 entradas de Google para "despidos automoción"). Es así de simple. No hay personas que puedan pensar en alternativas a los despidos. No hay trabajo, no necesitamos gente. O peor, hay más coches en el mercado, pero los podemos hacer con menos gente. No. El sistema me dice que: tanto trabajo entre tantas horas me sale a 234,8 personas. La persona del 0,8 no importa que sea coja o que le falte un ojo. Sólo me hace falta en un 80%. Vivan los números de la eficiencia.

El discurso de la mayor parte de las empresas sigue resultando absolutamente hiriente. Es una afrenta contra el sentido común. Hay sectores que dicen que el conocimiento es su fuente de competitividad, pero esas empresas, al mismo tiempo, quieren apropiarse del que poseen sus personas. Contratos de confidencialidad, esto sí y esto otro no, aquí te callas, aquí me firmas que de tu boca no saldrá información sensible. ¿Cómo vamos a ver blogs en las empresas? Da la risa floja. Pasa el tiempo y aparece la necesidad de "estar en la web 2.0". Eso es: "estar". Nada de moverse por ella, es sólo pura fachada. Menos mal que el sentido común de las personas descubre fácil al impostor.

Y no, no he tenido ningún disgusto concreto. Es simple acumulación. Con todo, soy optimista. Siempre hay otras cosas que hacer. Tantas y tan interesantes que no pasa nada por dejar a un lado algunas. Sí, algunas que parecen, cada vez, más imposibles de llevar a cabo.

...............................

Fuente: Consultoría artesana en red 

 

Tell a Friend
Imaginactivo - Atina Chile - Villarrica Cultural - EcoVillarrica

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar