google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

Nuestro deficit de Competencias Directivas (corregido)


competenciasEn estas dos últimas semanas he estado inmerso en esta "cultura del despelote que atraviesa Chile", como lo ha dicho tan gráficamente nuestro Contralor General, Ramiro Mendoza.

Porque en otro "numerito" del famoso MOP, ante los requerimientos de toda una ciudad de Villarrica que pedía la construcción de una Avenida Costanera como sitio de paseo y esparcimiento, se ha largado con un proyecto de vía de circulación rápida que arrasa con playas y árboles nativos centenarios.

Y como al despelote (o más elegantemente dicho, "desorden administrativo") se suma la irracionalidad típica que afecta a los fanáticos de los candidatos a la próxima elección, los trabajos realizados por profesionales responsables para proponer las necesarias modificaciones al proyecto del MOP, tienden a quedar en segundo plano frente a las más mediáticas discusiones entre los que quieren que la obra se construya lo antes posible (léase antes de las elecciones) y los que desean paralizar la obra mientras no se implementen las modificaciones propuestas por las organizaciones profesionales.

No es del caso mencionar la cantidad de irregularidades que se han descubierto en los últimos años, pero si queda claro que siempre hay un denominador común, que es el de las "incompetencias directivas". Buscando material sobre este tema, que no profundizara en complejidades teóricas, en los sitios de nuestro amigo Julén Iturbe encontré el hilo de una clara exposición sobre las Competencias Directivas, hilo que comienzo a desenrrollar presentando un artículo del consultor español Ernesto Garrido publicado en su blog Amalgama de Letras:

David McClelland y su concepto de "Competencias Directivas"

Siempre me ha parecido David McClelland un gran innovador del Management. Recupero sus teorías en un artículo realmente interesante titulado  Desarrollo de competencias directivas. Ajuste de la formación universitaria a la realidad empresarial  escrito por las catedráticas españolas Isabel María Abad Guerrero y Ana María Castillo Clavero.

 

David McClelland fue el primero en acuñar el término «competencia», allá por 1975. El resultado de sus investigaciones le llevó a afirmar que, para el éxito en la contratación de una persona, no era suficiente con el título que aportaba y el resultado de los tests psicológicos a los que se le sometía. McClelland decía que desempeñar bien el trabajo dependía más de las características propias de la persona --sus competencias-- que de sus conocimientos, currículum, experiencia y habilidades. Rápidamente este concepto fue adoptado por los departamentos de recursos humanos como forma de añadir valor a la empresa.

Las competencias son indicadores de conducta o conductas observables que se presuponen necesarias para el desempeño de un puesto de trabajo. Al tratarse de una percepción, el sujeto observador está sujeto a cierta subjetividad: puede «interpretar lo que ve» añadiendo o desechando información respecto del candidato. Esto puede sumar o restar oportunidades al candidato.

En la actualidad sigue estudiándose las competencias para avanzar en su definición, clasificación (directivas o técnicas) y métodos de detección y evaluación (del tipo 360º).

Las principales competencias directivas son de tres tipos: estratégicas, intratégicas o de capacidad ejecutiva y de liderazgo y de eficacia personal.

La primera pregunta que debe hacerse la empresa que busca un trabajador es «la persona que ocupe el puesto, de la casi treintena de competencias directivas que existen, ¿cuáles de ellas requiere poseer?». Aquí, la ayuda de la consultora de selección es muy valiosa. Aunque las competencias son conductas habituales en un ejecutivo tampoco hay que subestimar aquéllos comportamientos esporádicas que también podrían ayudar al éxito en el desempeño de su trabajo.

El artículo antes citado es una magnífica introducción al concepto de competencias y a su desarrollo. Otro de los gurús sobre la materia, en esta caso español, es el profesor Pablo Cardona (IESE) y su bibliografía, un material muy consultado y apreciado por los estudiosos de las competencias. publicado en el Boletín Económico ICE nº 2795. Es un buen comienzo para conocer cómo las competencias directivas son una herramienta esencial para asegurar la competitividad de las empresas en la nueva economía global.

 

.......................

FuenteAmalgama de Letras
Ilustración:http://www.udenar.edu.co/viceacademica/img_1/educaci%F3n.jpg

 

Tell a Friend Imaginactivo - Villarrica Cultural - EcoVillarrica - Facebook - NetworkedBlogs - Delicious - Twitter - Bitacoras.com

Etiquetas en Bitacoras.com: , , , , , , ,

 

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar