google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

Creatividad e Innovación con el conocimiento tecnológico de los más jóvenes.

 

Hay que aprovechar la experiencia de los más jóvenes.

Por Ángel Gavín. 

El Miracielos.

  

try_anything.jpg

 

Mucho se habla de aprovechar la experiencia de los más mayores, los veteranos. Cierto. El tiempo no solo te da conocimientos y recursos para solventar las situaciones difíciles, sino intuición y cierta serenidad que te permite relativizar la importancia de las cosas.

 

Sin embargo poco (o nada) se habla de aprovechar la experiencia de los más jóvenes. ¿Experiencia y jóvenes? Sí. No tienen por qué ser palabras antagónicas (no en todos los casos).

 

Por supuesto, la edad da un poso, una visión, que difícilmente se puede sustituir por nada (mi abuela decía que más sabe el diablo por viejo, que por diablo). Pero la experiencia no está ligada exclusivamente a la edad, sino a las vivencias.

 

Y hay toda una generación que ha viajado más, se ha relacionado más y ha tenido (y tiene) más acceso a información que la que muchas personas de generaciones previas han atesorado en toda una vida.

 

Están mucho más familiarizados con la tecnología, y es más fácil que la adopten en su trabajo diario. Son conscientes de sus necesidades, de aquello que les ayuda y simplifica la vida.

 

Por poner un ejemplo, el otro día me hablaron de un portal en el que puedes registrar a tu equipo de fútbol (el que tienes con los amigos) y se encargan de organizarte partidos, facilitándote hasta la reserva del campo. Ya no estás atado a los amigos del barrio, la escala se amplia.

 

Y si algo se hace ahora así, ¿por qué no llevar el mismo principio a otras ideas? ¿Por qué vas a tener “molestias” en algunas cosas de la vida cuando la tecnología e Internet te lo pueden resolver? La juventud es consciente de muchas oportunidades que a los no-tan-jóvenes ni se nos pasan por la cabeza.

 

Los más jóvenes constituyen una fuente potencial de ideas que no puede ser desechada sin más.

 

¿Te imaginas las oficinas de cualquier empresa antes de la aparición del ordenador personal? Cuando éste se popularizó en hogares y empresas, ¿quién lo tuvo más fácil, quién pudo sacarle más provecho desde el principio? Seguramente aquellos que ya lo usaban en sus hogares, que no tuvieron que aprender por imposición de la empresa.

 

Los más jóvenes, los que no llevaban años y años con los viejos métodos, y no están viciados por una forma particular de trabajar. Por citar un par de ejemplos:

 

  1. La creciente implementación de las redes sociales corporativas en las empresas no es un obstáculo para una generación que se ha criado leyendo y compartiendo información al albor de Facebook y Twitter.
  2. Son también más conscientes de otras formas de trabajo, como el desarrollo de software colaborativo en proyectos open source, y conocen las oportunidades que conllevan.

 

La sociedad está cambiando. Aprovechar las ideas y el empuje de quienes no vienen con prejuicios o vicios adquiridos, será un catalizador fundamental para que el cambio se consolide, y lo haga para bien.

 

Paradójicamente, la crisis que estamos viviendo en países como España, corre peligro de arrasar a toda una generación. A la vista de los resultados en educación y de paro juvenil, las expectativas no parecen muy halagüeñas.

 

Y aunque es imprescindible que haya políticas gubernamentales detengan esta sangría, a nivel de empresa se pueden y deben hacer muchas cosas.

 

  1. Olvidarnos del miedo al cambio y del principio de autoridad.
  2. Fomentar y apoyar las ideas que surgen de la juventud, olvidándonos del esto siempre ha sido así.
  3. Establecer un entorno laboral que favorezca la generación y fertilización cruzada de ideas. Dar acceso a la información necesaria para que esto ocurra, apoyando de esta forma la innovación y el intraemprendimiento.
  4. Formar a las nuevas generaciones sin olvidar la forma que tienen de aprender y relacionarse.

 

Ese es el gran reto. Eliminar las barreras del miedo a opinar por falta de experiencia, reconociendo y agradeciendo en todo momento las aportaciones. No hay ideas tontas.

 

Tener más acceso a la información no significa necesariamente saber usarla y sacarle provecho adecuadamente. La empresa del siglo XXI debe saber reconocer, gestionar y fidelizar a sus trabajadores con más talento, y no se puede simplemente obviar a los más jóvenes precisamente por eso, por ser jóvenes. Más bien todo lo contrario.

 

enero 21, 2014 · por Ángel Gavín · en Innovación · 11 comentarios

 

Licencia:

 

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

 

----------------------

 

Fuente: El Miracielos 

Imagen: Try anything  

 

Tell a Friend ....

 

Artículos relacionados:

 

- Creatividad e Innovación con el conocimiento tecnológico de los más jóvenes
- 8 estrategias de marketing para el consumidor de la Generación Z 
- Jóvenes hiperconectados: Los 10 superpoderes de la Generación Z  
- Nativos digitales. La potencia emprendedora de la Generación Si-Si  
- La nueva cultura corporativa: 7 cambios impulsados por la Generación Y  
- Nativos digitales: Las tablets y smartphones... ¿Enseñan o distraen?
- Un Manifiesto de los nativos digitales: Nosotros, los niños web 
- Los nativos digitales son un mito 
- Los Siete Hábitos de los Adolescentes Altamente Efectivos. Síntesis
- Nativos digitales. Una generación mutante, la Generación Pulgarcita
- La Generación Y en el mundo del trabajo  
- Generación Y o Generación de la Diversidad: 9 claves para motivarles 
- El estilo de trabajo de los jóvenes 'Generación Y' 

 

 

Sígueme en: Twitter - Facebook - Google+ - Delicious - Blogalaxia - Bitacoras.comNetworkedBlogs -  My Twitter Times

 

Etiquetas en Bitacoras.com: , , , , , , ,

 

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar