google-site-verification: google63abd9e39bc69d20.html

Los Siete Hábitos de los Adolescentes Altamente Efectivos. Síntesis

 

los_7_habitos_de_los_adolescentes_altamente_efectivos.jpgPor Rafael Bernabeu 

Movilización Educativa 

 

Los Siete Hábitos de los Adolescentes Altamente Efectivos, de Sean Covey .

Grijalbo, 1998. Nº de páginas: 268. Resumen: Rafael Bernabeu. 

De una manera muy coloquial, el autor expone la mayor parte de las inseguridades propias del adolescente, dándoles una respuesta muy práctica: adquirir buenos hábitos de vida, saber verse a sí mismo de manera positiva, detectar dónde están los fallos o malos hábitos, todo esto les va a permitir a los chicos enfrentar mejor los desafíos vitales.

 

Tell a Friend

 

Comentario. Es un típico libro de autoayuda, con muchos ejemplos prácticos, y que propone siete hábitos para los adolescentes. Son interesantes, concuerdan con algunos de los recursos que nosotros estamos educando en nuestros cursos para padres.

 

No es un libro con una pedagogía muy elaborada, pero es útil para ir elaborando un mapa de los recursos de los adolescentes, de todo aquello que puede prevenir problemas y lograr una trayectoria positiva en estos años.

 

Es interesante comprobar, según los ejemplos que da este autor, cómo los propios chicos o chicas encuentran a veces el modo de cambiar un hábito, el momento en que se les ocurre una buena solución, o detectan que hay creencias negativas perjudicándoles, porque podemos ayudarles, desde ese conocimiento de sí mismos, a fortalecer esos buenos hábitos.

 

Indice

Parte 1: Los preparativos

Cap. 1: Adquirir el hábito: te hace o te deshace

Cap. 2: Paradigmas y principios: lo que ves es lo que tienes

Parte 2: La victoria privada

Cap. 3: La cuenta de banco de las relaciones: comenzar con quien está en el espejo

Cap. 4: Hábito 1. Ser proactivo

Cap. 5: Hábito 2. Comenzar con la meta en mente

Cap. 6: Hábito 3: Poner primero lo primero

Parte 3: La victoria pública

Cap. 7: La cuenta de banco de las relaciones: de lo que está hecha la vida

Cap. 8: Hábito 4. Pensar en ganar - ganar

Cap. 9: Hábito 5. Busca primero entender, luego ser entendido

Cap. 10: Hábito 6. Sinergizar

Parte 4: Renovación

Cap. 11: Hábito 7. Afilar la sierra

 

Parte 1. Los preparativos 

 

Capitulo 1. Adquirir el hábito: te hace o te deshace 

 

Los siete hábitos que propone el autor para los adolescentes son:

 

1) Ser proactivo: hacerte responsable de tu propia vida,

2) Comenzar con la meta en mente: definir tu misión y tus metas en la vida,

3) Poner primero lo primero: marcarse las prioridades y hacer primero lo más importante,

4) Pensar en “ganar, ganar”: tener una actitud de “todos pueden ganar”,

5) Buscar primero comprender y luego ser comprendido: escuchar sinceramente a los demás,

6) Sinergizar: trabajar en conjunto para lograr más,

7) Afilar la sierra: renovarte con regularidad.

 

El autor explica lo que estos hábitos no son, o lo que serían malos hábitos:

 

1) Reaccionar a los demás sin responsabilizarse de nada, culpando los demás o enfrentándose a ellos,

2) Comenzar sin tener claras las metas, no tener planes, no pensar en futuro ni en las consecuencias de lo que haces,

3) Dejar lo importante para mañana y hacer todo lo superfluo antes,

4) Ver la vida como una competencia perversa, no dejando que nadie tenga éxito,

5) Hablar siempre el primero y fingir que se está escuchando, hablar mucho y dar siempre tu versión de las cosas,

6) No cooperar, no llevarse bien con personas distintas, ser una isla,

7) Desgastarse, no renovarse, no superarse, no mejorar, no aprender.

 

Qué efectos tienen estos siete hábitos, a qué ayudan a los adolescentes que los adquieren: A ejercer el control sobre sus vidas, mejorar sus relaciones con sus amigos, tomar decisiones prudentes, superar las adicciones, definir sus valores y lo que más les importa, hacer las cosas en menos tiempo, aumentar su seguridad, ser feliz, encontrar un equilibrio entre sus distintas actividades y obligaciones. El libro es una guía práctica para que la puedan consultar los adolescentes y aprender estos hábitos.

 

Capitulo 2. Paradigmas y principios: lo que ves es lo que tienes 

 

Paradigma es la manera como vemos algo, un punto de vista, marco de referencia o creencia. Pueden ser erróneos, y en algunos casos impedirnos lograr metas valiosas que sí podríamos alcanzar con otro marco mental. El paradigma es un modo de pensar sobre uno mismo, y por tanto de ver la realidad de un modo más positivo o negativo. A menudo no sabemos lo que nos estamos perdiendo, por una visión reducida de las cosas. Hay paradigmas sobre uno mismo, sobre los otros y sobre la vida. Si tienes una idea negativa de ti mismo, puedes imponerte limitaciones que no son necesarias: si estás con personas que confían en ti y que te enseñan, puedes superar las dudas y pensar de manera positiva.

 

La mayoría de personas con éxito cuentan que en algún momento en sus comienzos alguien creyó en ellos, aunque solo fuese una persona, que da apoyo y fortalece o nutre sus aspiraciones, da consejo, y ofrece una visión positiva de las posibilidades de quien está empezando. Sobre los demás tenemos a menudo opiniones precipitadas, incompletas, imprecisas, o erróneas. Hay que ampliar la imagen que tenemos de otras personas, para comprender todos los hechos, hay que estar abiertos mental y afectivamente a nueva información, a las ideas y los puntos de vista de otros, estando dispuestos a cambiar de punto de vista cuando sea necesario. Para cambiar nuestras vidas es necesario cambiar el modo como vemos el mundo, para luego producir otros cambios.

 

También formamos paradigmas sobre cómo es la vida: ¿qué me impulsa, que me hace pensar, qué me obsesiona? A lo que damos más importancia es el centro de nuestra vida, formando un paradigma o visión del mundo.

 

Qué ocupa las vidas de los adolescentes:

 

- Están centrados en sus amigos: necesitan un buen grupo de amigos y no sentirse excluidos. Son importantes, pero los amigos no pueden ser su centro. La identidad no puede basarse por completo en tener amigos. Los amigos son un fundamento inestable, según el autor.

 

- Están centrados en las cosas que tienen: el materialismo enseña a los adolescentes que gana quien tiene más cosas, también más logros y más títulos. Son valores, pero no podemos centrar toda la vida en ellos. La confianza debe provenir del interior.

 

- Centrados en sus novias o novios: los adolescentes tienden a centrar toda su vida en la persona que les gusta, lo cual supone que les cuesta más ser queridos por esa persona, resultan menos atractivos y pueden ser molestos, porque forman todas sus emociones alrededor de quien les gusta. Al entrelazar sus identidades, no consiguen desprenderse uno del otro, y aparecen los conflictos constantes.

 

- Centrados en la escuela: la educación es vital para el adolescente, para su futuro, pero las clases no pueden ser toda su vida. La obsesión por las calificaciones les puede hacer olvidar que van a la escuela a aprender.

 

- Centrados en los padres: son fuentes de cariño y de orientación, pero no se puede vivir para agradarles siempre, o para estar siempre con ellos.

 

Otros posibles centros: en los deportes o pasatiempos, en sus modelos o héroes, en las personas con quienes se llevan mal, en el trabajo, en sí mismos. El autor considera que es bueno aspirar a la excelencia, pero que no se puede basar toda la existencia en esa búsqueda, en el centro de la vida que sea. Incluso alguien que se apasiona, por lo que sea, no debe basar toda su vida en eso.

 

El autor recomienda en cambio centrarse en los principios, en la búsqueda de lo verdadero. Menciona como ejemplos la honestidad, el amor, el trabajo bien hecho, el respeto, la gratitud, la moderación, la justicia, la integridad, la lealtad, la responsabilidad, y muchos otros.

 

Los principios son fáciles de comprender, se comprenden con el corazón y nos impiden hacer ciertas cosas y nos llevan a hacer otras. Cuando se puede vivir mintiendo, estafando o manipulando, hay que mantener la fe en los principios, y saber que vivir contra los principios siempre termina por dejarnos desprotegidos. Mientras que todos los centros vitales del adolescente son importantes, están formando un círculo alrededor de sus principios. Se puede ver su importancia por una demostración contraria: que pasa si vivo siempre robando, por ejemplo.

 

Parte 2. La victoria privada 

 

Capitulo 3. La cuenta de banco de las relaciones: comenzar con quien está en el espejo 

 

Para ganar batallas en la arena pública (sociedad) primero hay que ganarlas internamente. El cambio se inicia en uno mismo. Los cambios no comienzan por padres, profesores o amigos: de adentro hacia fuera. Este capítulo se centra en los hábitos 1, 2 y 3. Qué es una cuenta personal, es como uno se siente consigo mismo. Hay síntomas positivos: como ser asertivo y resistir a la presión, no preocuparse de ser popular, ver la vida de manera positiva, confiar en uno mismo, vivir impulsado por las propias metas, alegrarse de los éxitos de los demás. Se basa en tener confianza en uno mismo.

 

Cómo se logra: cumpliendo las promesas que se hace uno a sí mismo, realizando pequeños actos de generosidad, tener amabilidad hacia uno mismo, tener honestidad, renovarse (recuperar fuerzas), aprovechar sus talentos. Los compromisos con uno mismo deben cumplirse con seriedad, es necesario tener control sobre uno mismo, empezando por promesas pequeñas y que puedan cumplirse, para luego ir buscando compromisos más difíciles de cumplir. Hacer algo por los demás nos mantiene enfocados hacia fuera, no hacia el interior, cuando estamos deprimidos. Incluye ser agradecido a los demás cuando te hacen un favor. Ser amable con uno mismo es ser menos exigente, reírse de uno mismo, no tomarse demasiado en serio, perdonarse los errores.

 

Ser honesto con uno mismo (mostrarse como uno realmente es), comportarse de manera honesta, no sentirse bien cuando se ha actuado mal. Los actos honestos aumentan la cuenta personal, fortalecen. Tener tiempo para uno mismo, recuperarse y descansar, para mantener la vitalidad. También se refiere el autor a sitios donde nos sentimos bien, como un jardín o un bosque, o una habitación. Aprovechar los talentos que uno tiene: descubrirlo, desarrollarlo. Es hacer lo que a uno le gusta y utilizarlo como un medio de expresión de sí mismo.

 

Capitulo 4. Hábito 1. Ser proactivo 

 

Es clave para todos los demás. Es tener la fuerza en la propia vida, responsabilizarse de ser feliz, está conduciendo tu propio destino. Contrapone ser proactivo a ser reactivo: lo primero es resolver problemas, lo segundo es seguir impulsos ante cualquier dificultad. Ser proactivo es tomar decisiones en base a valores, pensar antes de actuar. Estar calmado, atento y con el control de uno mismo.

 

Una persona preactiva utiliza un lenguaje que le empodera, mientras que siendo reactivos perdemos el poder, para dárselo a otro. Cómo hablarse a sí mismo, para ser proactivo: lo lograré, podré mejorar, voy a ver qué opciones tengo, esto es lo que he elegido hacer, tiene que haber una solución, no voy a dejar que se me pegue el poco ánimo. Sentirse víctima constantemente es pensar que todos están en contra de uno, que le deben algo o que se ofenden, culpabilizan y se enfadan, siendo reactivos, no preactivos.

 

Una persona preactiva ha aprendido a no ofenderse sin motivo, a responsabilizarse de sus decisiones, a pensar antes de actuar, a volver a intentarlo cuando no logran lo que querían, a buscar la manera de que algo suceda como quieren, a concentrarse en lo que tienen bajo su control. No se puede controlar todo lo que nos sucede, pero sí se puede controlar cómo reaccionamos ante lo que nos sucede. Se puede imaginar como un círculo interior en el que uno tiene el control de lo que le pasa, mientras que más allá no puede controlar: dedicarse a pensar en lo que está fuera de nuestra responsabilidad produce pérdida de poder sobre uno mismo y aumenta los problemas.

 

Es necesario además saber convertir los fracasos en logros: la dificultad es una oportunidad para triunfar. Se trata de responder a los problemas, incluso cuando son graves, de manera que podamos aprender y recuperarnos. Supone aceptar las limitaciones, los reveses de la vida. Además el autor trata el modo como afrontamos el maltrato: cuando una persona es víctima de la violencia, no debe culparse nunca. Hay que esforzarse por hablar y explicar lo que ha pasado, tener iniciativa para no llevar encima la sensación de ser una víctima.

 

Cuando un adolescente ha tenido malas experiencias en su vida, suele carecer de modelos de buen comportamiento y caer en comportamientos de riesgo, pero se puede detener ese círculo vicioso: siendo uno mismo agente de sus cambios vitales. Se pueden detener los malos hábitos. El adolescente puede superar sus aprendizajes, cuando son incapacitantes o le predisponen al riesgo, y pueden crear otro marco mental, con el que cambiar sus vidas.

 

¿Cómo fortalecer este hábito de ser proactivo? Tomando la iniciativa para que las cosas que se desean sucedan, pensando en soluciones y en opciones que uno tiene, actuando. Es pensar en términos de “puedo hacerlo”, con creatividad y persistencia. Hay que tener iniciativa para lograr las propias metas. Incluye la creatividad, la actitud emprendedora, el ingenio. En la proactividad se incluye la capacidad de detener el impulso de reaccionar ante los demás: evitar las costumbres que nos llevan a responder de inmediato. Parar, ejercer el control y pensar cómo reaccionar, permite tomar decisiones prudentes. La educación familiar ejerce una influencia sobre el modo en que reacciona un adolescente, pero no le determina por completo.

 

Las cuatro herramientas que son necesarias para actuar humanamente son:

 

- Autoconocimiento: tomar distancia respecto de mí mismo y observar mis pensamientos y acciones

- Conciencia: escuchar mi voz interior y distinguir lo que está bien de lo que está mal

- Imaginación: contemplar nuevas posibilidades

- Voluntad independiente: tener el poder de elegir

 

Capitulo 5. Hábito 2. Comenzar con la meta en mente 

 

Es desarrollar una idea clara del lugar que uno ocupa en la vida: qué quieres llegar a ser y cuales son tus valores y cuales van a ser tus metas. El primer hábito consiste en conducir uno su propia vida, el segundo en saber a dónde ir. Es pensar mas allá del momento presente, para ir en la dirección correcta. Siempre tenemos en mente planes antes de actuar, utilizando la imaginación para ello. Es importante en la adolescencia porque es un momento crítico de la vida, en el que lo que uno decide puede determinar todo lo que será más adelante.

 

Hay que tomar decisiones en la adolescencia:

 

- Qué estudiar

- Cual será tu actitud ante la vida

- Si se debe formar parte de un equipo de deporte

- Qué amigos tener

- Con qué pandillas ir

- Cómo tener relaciones sexuales, o no tenerlas

- Si vas a beber, fumar o tomar drogas

- Qué valores van a dirigir tu vida

- Qué relación vas a tener con tu familia

- Qué vas a defender

- Cómo puedes contribuir a tu comunidad

 

Cómo se logra vivir con una meta en mente: lo más sencillo es escribir una misión personal. El adolescente tiene que escribir qué es su vida y cual es el plano por el que va a dirigirla. Un buena declaración de la misión personal sería: Ten confianza en ti mismo y los que te rodean. Pregúntate cosas. Aspira a ser independiente, sé generoso, educado y respetuoso, no pierdas de vista tus metas, no des por hechas las cosas simples de la vida, aprecia las diferencias y considéralas como ventajas, busca siempre tu independencia, recuerda que antes de cambiar a nadie tienes que cambiar tu mismo, habla con lo que haces y no con lo que dices, deja tiempo para ayudar a los demás y para quienes tienen menos suerte, lee cada día los siete hábitos.

 

Este enunciado de la misión personal tiene que ser estable y mantenerse, pero también cambiar de manera continua. Hay muchas cosas que no pueden controlarse alrededor de un mismo, pero con una misión personal se puede mantener la estabilidad, y saber lidiar con el cambio. Con este enunciado es más fácil desarrollar o descubrir tus talentos: descubrir que uno tiene un talento, por medio de lo que uno ha hecho, es una experencia muy gratificante. Una vez que el adolescente puede definir su misión vital, ya puede ir a buscar sus metas, que son las partes más pequeñas y concretas de su misión.

 

Para fijarse metas de manera realista hay que tener en cuenta cinco claves:

 

1. Considerar lo que va costar alcanzarlas, en tiempo y esfuerzo, y lo que tienes que dejar de hacer para lograrlo.

2. Ponerlo por escrito

3. Hacerlo, sin darle vueltas, de manera decidida.

4. Utilizar los impulsos del momento: si se sienta capaz de fijarse una meta, hacerlo, es un momento crucial que no debe dejarse pasar

5. Asegurarse: sostenerse de los demás, coger fuerzas, recibir apoyo, cuidar de sus propias fuerzas

 

Convertir las debilidades en fortalezas: cuando tenemos menos capacidades, o más problemas, hay que saber luchar más, produciendo por voluntad una fortaleza que al principio no se tenía. Hacer de la vida algo extraordinario, aprovechar cada momento, buscar un destino que tenga valor, para uno mismo y los demás.

 

Capitulo 6. Hábito 3: Poner primero lo primero 

 

Hacer prioridades y administrar el tiempo para hacer lo más importante lo primero. Es más que administrarse el tiempo. Es superar temores, sentirse fuerte ante la dificultad. Es hacer que las metas y misiones sean lo primero en la vida: eres el conductor, decides a dónde ir y vas a llegar, no te dejas detener por obstáculos. Hay que hacer una matriz con dos variables: lo importante y no importante, lo urgente y no urgente, para así poder priorizar. Lo urgente no nos puede hacer olvidar lo importante.

 

El adolescente que se marca prioridades tiene en cuenta lo que es importante y no llega a sentirse en situaciones de urgencia, porque planifica y fija sus metas, realiza las tareas antes del límite, hace ejercicio, se relaciona bien y sabe descansar. Es donde debemos enseñarles a manejar sus tareas: siempre se planifica antes lo importante y así se evitan las urgencias en todo lo posible. Tiene su trabajo y sus planes bajo control, los revisa, los realiza de manera ordenada. Y deja tiempo para descansar y recuperarse. Controla su vida, está equilibrado y consigue sus metas.

 

Los adolescentes que no manejan bien sus prioridades, tienen que aprender a hacer primero lo importante, a no distraerse con lo superfluo y a saber decir no a lo que no tiene tiempo de hacer, y a no descansar cuando tiene obligaciones. El autor recomienda tener una agenda y planificar cada semana los siete días que tiene por delante: qué es lo importante que tengo que hacer, son las grandes tareas, cuanto tiempo debo dedicarles, y luego programarse todo lo demás.

 

Este hábito además supone superar temores y presiones de los demás: es tener carácter, ser valiente, honesto ante lo que uno quiere lograr. Se trata de lograr el hábito de la valentía y evitar quedarse en la “zona de comodidad”. Cualquier tarea importante requiere superar dificultades, aferrándose a las metas que se quieren lograr y a los valores. Es incómodo en algunos momentos por que conlleva incertidumbre, presión, cambio, posibilidad del fracaso. Pero es donde encontramos oportunidades. Administrarse el tiempo requiere mucha disciplina, también superar temores.

 

La característica de las personas que logran sus metas es que la fortaleza con que mantienen sus propósitos es superior al esfuerzo o el aburrimiento de algunas tareas. Son personas capaces de hacer lo que no les divierte, porque saben que alcanzarán sus metas, tienen fuerza de voluntad.

 

Parte 3. La victoria pública 

 

Capitulo 7. La cuenta de banco de las relaciones: de lo que está hecha la vida 

 

Cómo mejorar las relaciones más importantes de una persona. Lo más importante en una relación es lo que uno es, ese el éxito privado, y ahora se trata de que sea público, o social. Hay que tener independencia para poder decir: soy responsable de mí mismo y puedo cambiar mi destino. Esto es un gran logro, no se tiene, sino que se consigue. Lo siguiente, en cuanto a los hábitos 4, 5 y 6, es aprender la interdependencia, a trabajar y cooperar con los demás, jugar en equipo, influir y tener poder en las relaciones con los demás. Es la habilidad para convivir, que determinará en muchos sentidos la vida de una persona. Del mismo modo puede haber una cuenta de banco de las relaciones: la confianza y seguridad que tienes en cada una de tus relaciones.

 

Las buenas relaciones no se consiguen de manera rápida, sino que hay que hacer muchos aportes: buena relación familiar, elogios de los amigos, compañeros o jefes, celebraciones del éxito, sentimiento de orgullo, admiración, perdón y olvido de los errores, animar a emprender más cosas, confiar en la capacidad, ánimos, cuidado de los sentimientos, compartir actividades, pequeños detalles, buenas amistades que motivan y dan confianza, el modo alegre de hablar, sinceridad, reconocimiento. Son comportamientos que mejoran las relaciones sociales.

 

Se pueden concentrar en seis formas de fortalecer las relaciones: cumplir promesas, tener pequeños gestos de generosidad, mostrar lealtad, saber escuchar, disculparse y tener expectativas claras. El autor propone como desafío recomponer una relación dañada, haciendo pequeños “depósitos” en la misma, poco a poco hasta mejorarla.

 

Capitulo 8. Hábito 4. Pensar en ganar - ganar 

 

Es una actitud ante la vida: puedo ganar y los demás también, y es básico para convivir bien. Se basa en creer que somos todos iguales. En las relaciones con los demás no se trata de ganarles, sino de ganar en la relación. El autor asemeja el impulso por vencer a los demás a un tótem, a una medida, en la que solo importa tener la mayor parte, de lo que sea.

 

Aunque nos han educado para pensar en términos de competición (sobre todo en países occidentales), se deben evitar estos comportamientos:

 

- Utilizar a otras personas para lograr los propios propósitos de manera egoísta

- Intentar avanzar a su costa

- Difundir rumores sobre otra persona

- Insistir en salirse con la suya, sin tener en cuenta lo que sienten los demás

- Tener celos o envidia cuando a alguien le sucede algo bueno

 

La actitud contraria a ganar-perder, sería perder-ganar: es sentirse siempre pisado por los demás, verse con bajas expectativas y renunciar a las propias normas vitales. Es una actitud de dejarse avasallar, ocultar lo que uno siente, no alguna vez, sino como manera de afrontar la vida. La espiral descendente llega cuando adoptas la actitud de perder-perder: cuando dos personas quieren ganar a cualquier precio, suelen perder las dos, porque se ocupan sólo de que el otro fracase.

 

Puede suceder también así en las relaciones amorosas, pasando de ganar-ganar a perder-perder, debido a la dependencia emocional, que termina en una lucha por que el otro pierda el poder acumulado sobre uno mismo. La actitud de ganar y ganar es la que nos permite avanzar: es más agradable, pero no es fácil, es preocuparse por los demás, por uno mismo, y permite mayores logros, es compartir. Es una actitud que crea más posibilidades. ¿Cómo pensar de ese modo? Primero el autor considera necesaria la victoria privada, superar la inseguridad o desconfianza en uno mismo. Hay dos malos hábitos que lo impiden: la competitividad y la comparación excesivas.

 

Capitulo 9. Hábito 5. Busca primero entender, luego ser entendido 

 

Entender a los demás y ser entendido es la necesidad más profunda del ser humano. La clave para la buena comunicación es primero entender y luego ser entendido. Ver las cosas desde el punto de vista del otro, para comprender.

 

Hay cinco malos estilos de escuchar a los demás:

 

- Distraerse

- Fingir que se escucha

- Escuchar sólo una parte de lo que dice

- Escuchar sólo palabras, sin comprender

- Escuchar de manera egocéntrica, pensando solo en uno mismo

 

Cómo se escucha de verdad: hay que hacer tres cosas  

 

1) Escuchar con los ojos, el corazón y los oídos, es tener en cuenta el lenguaje corporal, el tono, el sentimiento, el significado que ponemos en la expresión verbal, el énfasis en cada palabra. Escuchar además lo que no dicen, lo que pueden sentir pero no se atreven a decir. Esto es importante entre los adolescentes, que a menudo piden que “escuchemos lo que no dicen”.

2) Ponerse en su lugar, intentar ver el mundo como lo ven los demás y sentir lo que sienten. Las personas tenemos cada uno nuestro punto de vista y se puede tener distinta razón sobre algo, sin que sea una competición por ver quien se lleva la razón.

3) Pensar como en un espejo, reflejando lo que la otra persona dice, repitiéndolo con tus propias palabras, no imitando, sino repetir el significado, utilizando palabras distintas y con calidez afectiva y atención. Son esas frases que sabemos que facilitan la comunicación: “me parece que sientes…”, “yo lo veo así…”, “noto que te sientes…”, “lo que dices es que…”.. Sobre todo cuando es una conversación importante, hay que dedicarle el tiempo y la atención necesarios.

 

Comunicarse bien es difícil y se trata de hacerlo con los padres, es todavía más complicado para el adolescente: tienen que hacer el esfuerzo de intentar escucharles, como a sus amigos. El adolescente se queja mucho de que no le comprenden, pero es que él también tiene que comprender a los adultos. Cuando deciden comprender, sienten más respeto y consiguen más cosas, pueden encontrar mejores soluciones y hacer lo que querían hacer con menos problemas. Para esto es bueno preguntarles mucho, por lo que les pasa a ellos, siendo amable y pensando desde su punto de vista. Cuando se ha escuchado a los demás, ¿cómo puedo hacerme entender?

 

Se necesita valor para hablar de lo que uno siente, confianza en que podemos decir a los demás lo que nos pasa. La mitad del hábito es escuchar, la otra mitad ser valiente para expresarse. Hay que decirles a los demás cómo les vemos, lo que aprendemos de ellos. Hay que hablar desde el “yo”, hacia los demás, es decir, hablar de uno mismo, de lo que a uno le sucede y no tanto de lo que pensamos que les pasa a los demás. El principal obstáculo para hacerse entender es no emitir los mensajes adecuados, que deben tener en cuenta lo que le pasa al otro y centrarse en uno mismo, referirse a uno mismo.

 

Capitulo 10. Hábito 6. Sinergizar 

 

Sinergia es trabajar dos o más personas a la vez para crear una solución mejor de lo que se puede lograr sólo. Es lograr una forma mejor de hacer algo, entre dos o más personas. Es una recompensa de los anteriores hábitos, porque consiste en ir por la vida de manera cooperativa, se llega más lejos y más rápido. Hay que celebrar las diferencias, trabajar en equipo, tener una mente abierta y encontrar formas nuevas y mejores de hacer las cosas, así se logran sinergias.

 

La naturaleza está llena de sinergias, no es nada nuevo, pero sí que tenemos que conformar el hábito en los adolescentes. Es un proceso, resultado de las actitudes y habilidades anteriores. La diversidad no se debe solo tolerar, ni tampoco evitar, hay que celebrarla, como un modo de enriquecer la actividad. Lo distinto tienen que percibirlo como una oportunidad para la creatividad. En realidad todos aprendemos de manera distinta, tenemos talentos muy diversos que podemos aprender a conjugar, vemos el mundo de distintos modos y tenemos nuestros propios paradigmas, distintos rasgos. Todo esto nos hace diversos, y hace más complejo lograr esas sinergias.

 

Cada persona tiene unas capacidades naturales, un modo de aprender idóneo, y esto les hace propensos a ciertos problemas, y lo que es más importante, para lograr esas sinergias, para optimizar sus capacidades, necesitamos cada uno una respuesta de los demás. Hay personas que por ejemplo necesitan que les demos más tiempo para hacer algo, otras necesitan compartir la responsabilidad, otras que les de más flexibilidad, etc…Cuando nos volvemos ignorantes, cuando hacemos grupos enfrentados, cuando tenemos prejuicios, no podemos aprovechar esa riqueza de ser diversos. La cooperación creativa es importante, es lograr despegar, desde los hábitos anteriores, para lograr un resultado mayor que la suma de las partes.

 

Un plan de acción para lograr sinergias: definir la oportunidad o el problema, entender primero las ideas de los demás, hacerse entender por los demás, hacer una tormenta de ideas, hallar la mejor solución. El trabajo en equipo suele triunfar cuando se da entre personas compatibles, que pueden ser de los siguientes tipos: esforzado (seguros, constantes, terminan su trabajo), seguidores (siguen las buenas ideas y dan apoyo), innovador (creativos y con ideas), armonizador (unen, dan apoyo, estimulan a cooperar, crean sinergias), lúcidos (hacen el trabajo divertido, pero también más complejo).

 

Parte 4. Renovación  

 

Capitulo 11. Hábito 7. Afilar la sierra 

 

Este capítulo recorre algunas de las decisiones y situaciones a las que se enfrenta un adolescente. Es la capacidad de recuperarse cuando no se están teniendo unos buenos hábitos: al formar los anteriores 6 hábitos, el adolescente puede ser capaz de renovarse.

 

Primero tiene que comprender que todo dependerá del modo piense en sí mismo y se sienta consigo mismo, como punto de partida. A continuación se podría enfrentar a las decisiones, cambiar si no le van las cosas del todo bien: qué hacer con la educación, elegir sus mejores actividades, evitar los comportamientos de riesgo, pero sobre todo decidirse a que sea “su momento”, el punto de su vida en el que puede ponerse a trabajar de manera positiva y eficaz.

 

Se tiene que enfrentar con hábitos renovados a las amistades, a la sexualidad, a sí mismo, a los deportes, a la naturaleza. Este último hábito es la salida hacia la realidad, de una manera más optimista y capaz de resolver los problemas que nos plantea. Contiene consejos útiles sobre cada uno de los temas anteriores.

 

Libros Relacionados

Adolescencia
Como Ayudar A Su Hija Adolescente, El Desarrollo De Las Relaciones Románticas En La Adolescencia, Violencia Y Educación, Handbook Of Adolescent Psychology, Identity In Adolescence, Los jóvenes y la felicidad, La voz de los adolescentes, The World´S Youth, Approaches To Positive Youth Development, El Adolescente Y Sus Retos, Los Siete Hábitos De Los Adolescentes Altamente Efectivos, The Youth Charter, Learning about drinking, sexuality In Adolescence. Current trends, Los rebeldes del bienestar, A Good Childhood,

 

………………………………….

 

Fuente: Movilización Educativa  http://www.movilizacioneducativa.net/resumen-libro.asp?idLibro=238

Imagen: Adolescentes efectivos   http://chamaes.com/tienda/images/los%207%20habitos%20del%20adolescentes%20altamente%20efectivos.jpg

 

Tell a Friend

 

Artículos relacionados:


- Los Siete Hábitos de los Adolescentes Altamente Efectivos. Síntesis
- Los 7 hábitos de los emprendedores altamente efectivos  
- 10 características comunes de las personas altamente exitosas
- 52 hábitos productivos fundamentales  
- 9 hábitos para mejorar tu productividad  
- Resumen del libro de los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva
- Siete hábitos de la gente altamente innovadora  
- La Generación Y en el mundo del trabajo  
- Cómo descubrir y alentar la inteligencia de nuestros hijos  
- La Generación Y: nativos, inmigrantes, brechas y estereotipos
- Claves para competir en el mundo laboral moderno 
- Generación Y o Generación de la Diversidad: 9 claves para motivarles  
- Autonomía Emocional en el Adolescente 
- Cómo comprender a los jóvenes de la Generación Y
- El estilo de trabajo de los jóvenes 'Generación Y'  

En la web:
- The 7 Habits of Highly Innovative People

 

Estoy en: Facebook - NetworkedBlogs - Delicious - Twitter - Blogalaxia - Bitacoras.com - My Twitter Times

Etiquetas en Bitacoras.com: , , , , , , ,

 

|

Comentarios

I can already tell that's gonna be super helpful.
Responder
At last! Someone with real expertise gives us the answer. Thanks!
Responder
Your post has lifted the level of debate
Responder
No question this is the place to get this info, thanks y'all.
Responder
Begun, the great internet education has.
Responder
Could you write about Physics so I can pass Science class?
Responder
So much info in so few words. Tolstoy could learn a lot.
Responder
Super excited to see more of this kind of stuff online.
Responder
You mean I don't have to pay for expert advice like this anymore?!
Responder
Woah nelly, how about them apples!
Responder
Such a deep answer! GD&RVVF
Responder
Your posting is absolutely on the point!
Responder
Pleasing to find someone who can think like that
Responder
That's going to make things a lot easier from here on out.
Responder
There's nothing like the relief of finding what you're looking for.
Responder
All things considered, this is a first class post
Responder
If I were a Teenage Mutant Ninja Turtle, now I'd say "Kowabunga, dude!"
Responder
Please teach the rest of these internet hooligans how to write and research!
Responder
Great article, thank you again for writing.
Responder
BS low - rationality high! Really good answer!
Responder
You really saved my skin with this information. Thanks!
Responder
I've been looking for a post like this forever (and a day)
Responder
Yours is a clever way of thinking about it.
Responder
Pleasing to find someone who can think like that
Responder
There are no words to describe how bodacious this is.
Responder
And I was just wondering about that too!
Responder
At last, someone comes up with the "right" answer!
Responder
Your posting really straightened me out. Thanks!
Responder
No question this is the place to get this info, thanks y'all.
Responder
So excited I found this article as it made things much quicker!
Responder
Shoot, who would have thought that it was that easy?
Responder
This site is like a classroom, except I don't hate it. lol
Responder
Never seen a better post! ICOCBW
Responder
Appreciation for this information is over 9000-thank you!
Responder
Always a good job right here. Keep rolling on through.
Responder
Your article was excellent and erudite.
Responder
Thanks for sharing. What a pleasure to read!
Responder
I am totally wowed and prepared to take the next step now.
Responder
A good many valuables you've given me.
Responder
Time to face the music armed with this great information.
Responder
In the complicated world we live in, it's good to find simple solutions.
Responder
It's really great that people are sharing this information.
Responder
IMHO you've got the right answer!
Responder
Your's is a point of view where real intelligence shines through.
Responder
Which came first, the problem or the solution? Luckily it doesn't matter.
Responder
This has made my day. I wish all postings were this good.
Responder
You keep it up now, understand? Really good to know.
Responder
TYVM you've solved all my problems
Responder
Wow, this is in every respect what I needed to know.
Responder
Hey, subtle must be your middle name. Great post!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar